La defensa de la naturaleza

Síguenos en:

III Jornadas

Ginkgo biloba, la especie que trasciende el tiempo.

Una hoja ya otoñal de un Ginkgo actual es prácticamente idéntica a la hoja fosilizada que se conserva de estratos paleocénicos. Foto Celedonio García-Pozuelo

Seres vivos transformándose constantemente. Esa es la esencia de la teoría de la evolución. Pero una multitud de esos seres vivos ha debido de permanecer prácticamente inalterada, porque eso es lo que muestra el registro fósil. A pesar de las decenas o centenares de millones de años transcurridos según esta teoría, muchos de ellos se muestran hoy prácticamente como eran entonces.

Por estas páginas han pasado un buen número de esos fósiles vivientes, desde helechos hasta mamíferos, incluido el protagonista de esta noticia, el árbol Ginkgo biloba. Es protagonista de nuevo porque, en estratos que la evolución sitúa a 270 millones de años del presente, se encuentra como si el tiempo no hubiese pasado por él, y unos científicos chinos han secuenciado su genoma, tal y como publicaron recientemente en la revista GigaScience.1 Lo que han encontrado es un patrimonio genético de enormes dimensiones, con más de 10.000 millones de nucleótidos, que codifican para casi 42.000 genes. Son aproximadamente el doble de los que han sido reconocidos hasta ahora en el genoma humano. ¿ Y qué es lo que se ha encontrado en el genoma del ginkgo? Pues, de momento, un buen número de genes que explican, al menos en parte, su enorme resistencia a las plagas ocasionadas por diferentes tipos de organismos. Esos genes intervienen en la producción de un arsenal de armamento químico protector. Pero no es solo un superviviente frente al ataque de otras especies. Se cuenta entre los escasos seres vivos que fueron capaces de resistir el poder devastador de la bomba de Hiroshima en lugares en los que no quedaron otros supervivientes.

El caso es que a pesar de ser considerada una reliquia del pasado, esta especie guarda secretos que desmienten, al igual que lo hacen otros fósiles vivientes, los prejuicios de sencillez y arcaísmo que se atribuyen a los seres de tiempos pretéritos. Bueno, también es verdad que quizá no sean de tiempos tan lejanos como algunos creen.

Referencias
1. Guan, R. y otros, 2016. Draft genome of the fossil Ginkgo biloba. GigasScience 5 (1): 1-13.

VIII Jornadas Creacionistas

Querido amigo de Naturalia,

El próximo mes de octubre tendrán lugar las VIII Jornadas Crecionistas, ¿Evolución humana? Después de Noé, y queremos invitarte a participar en ellas.

Celedonio García-Pozuelo

Comenzarán la mañana del día 12 de octubre y concluirán el día 15 al medio día.

Las jornadas tendrán lugar en el local de la iglesia Adventista de Santander.

Visitaremos la cueva de El Castillo, que conserva un registro de ocupación humana que abarca todo el paleolítico, y las impresionantes pinturas de la neocueva de Altamira.

Las ponencias estarán a cargo Celedonio García-Pozuelo Ramos, licenciado en historia, especializado en prehistoria y evolución humana, con la colaboración del doctor y pastor Antonio Cremades Fuerte.

 

Antonio Cremades

Dr. Antonio Cremades

¡No puedes faltar! Te esperamos.

Saludos cordiales de la directiva de Naturalia.

¿Naturalia? ¡Naturalmente!